x
Nacional

Ni Venezuela ni Dinamarca, México.

Ni Venezuela ni Dinamarca, México.
  • Publishedabril 5, 2023

Somos México, con un sistema de salud encabezado por el IMSS y el ISSSTE con sus infinitas deficiencias y carencias médico hospitalarias

Ni Venezuela ni Dinamarca, nunca seremos esos países por dos sencillas razones, la primera porque es imposible y la segunda porque la comparación es absurda.

Somos México, con un sistema de salud encabezado por el IMSS y el ISSSTE con sus infinitas deficiencias y carencias médico hospitalarias, pero con la virtud de atender medianamente las necesidades de aproximadamente 71 millones de derechohabientes.

El IMSS hoy en manos de Zoé Robledo y sus cerca de doscientos mil empleados, sin contar a los médicos de Cuba que desconocemos que hacen, se inauguró hace ochenta años el 19 de enero de 1943 para ser más exactos, era la época del PRI con gobiernos como el de Manuel Ávila Camacho que hoy pueden alzar la voz del país que tenemos y claro de lo que no tenemos.

Ni Venezuela ni Dinamarca, por el simple hecho de que cultural, social y geográficamente somos distintos, absurdo es escuchar a aquellos que tienen miedo de que seamos Venezuela cómo absurdo es escuchar a los que dicen que seremos como Dinamarca, aunque sea en sus sistemas de seguridad social y hospitalario.

México es un país que por su cultura, nivel social, económico y de vecindad con Estados Unidos, le da la característica de tener las instituciones que conocemos, buenas, malas y regulares, siendo el caso que el IMSS atraviesa por momentos de cambios importantes, enfrentando temas como el robo de identidades para el cobro de prestaciones médicas y económicas, o la afiliación fraudulenta en registros patronales para obtener semanas de cotización y pensiones sin que exista una verdadera relación de trabajo o aquellos de falsificación de incapacidades que hoy son el dolor de cabeza de todos los patrones y de lo cual no encuentran ayuda alguna por parte de la autoridad.

No conozco Venezuela ni Dinamarca, pero si sé que por territorio y población no podemos compararnos ni con unos ni con otros, cuando en el primero tienen un total aproximado de veintiocho millones de habitantes y en el segundo de apenas casi seis millones, absurdo es pensar que México pueda llegar a estar como alguno de esos países.

El IMSS en México requiere de un verdadero cambio en el sistema de recaudación y fiscalización para conseguir la entrega de servicios de calidad a la población derechohabiente, tanto en la rama médica como de guarderías y otras prestaciones, donde claramente hay una parálisis gubernamental al no contar con funcionarios con los conocimientos básicos de la seguridad social de un país con más de cien millones de personas con necesidades distintas, migrantes que recurren a situaciones de trabajo en USA y Canadá, lo que se traduce en envió de remesas y un mal manejo del Seguro de Salud para la Familia en el IMSS desde su creación y hasta la actualidad, lo que claramente no se puede comparar ni con Venezuela ni con Dinamarca.

Desde mi espacio profesional he podido ver y defender diversos casos de patrones que están expuestos a las determinaciones arbitrarias del IMSS, producto del hoy sistema ineficaz y anacrónico que la Ley del Seguro Social tanto de 1973 como de 1997 producen en las relaciones patronales con el Instituto.

El presente ejercicio de reflexión es para decirle que usted esté tranquilo, que no seremos Venezuela, pero tampoco Dinamarca, seguiremos siendo el México que conoce con virtudes y defectos, con un sistema de seguridad social que ha perdido de vista sus objetivos constitucionales, con funcionarios que anteponen los intereses personales sobre los colectivos, porque nuestro IMSS no lo tiene ni Venezuela ni Dinamarca.

Written By
admin