x
Local

«Me dormí en una plaza, me acosté abajo del banco y me hice bolita, tenía miedo: migrante

«Me dormí en una plaza, me acosté abajo del banco y me hice bolita, tenía miedo: migrante
  • Publishednoviembre 29, 2022

Sólo le quedaban 80 dólares, pero con el desalojo del campamento venezolano, Alexander, se quedó en la calle y en ceros

Sólo le quedaban 80 dólares, pero con el desalojo del campamento venezolano, Alexander, se quedó en la calle y en ceros.

«Tuve que irme a dormir a una plaza, vengo sólo, me acosté abajo del banco, me hice bolita y ahí me quedé, tenía miedo, ahora no sé qué hacer, la presión es grande», dijo el migrante venezolano.

Al igual que otros sudamericanos, no quiere ir a un albergue, porque sabe que lo primero que harán es quitarle el celular y él, está en constante comunicación con sus hijos.

Aunque es venezolano, Alexander llegó a Juárez desde Perú, donde trabajaba de repartidor de comida, como muchos creyó que sería muy fácil entrar a Estados Unidos y luego trasladar a sus seis hijos, pero la realidad es que quedó en situación de calle.

Llorando, contó que a diferencia de otros migrantes, él, no tiene quien le deposite dinero, tardó cuatro meses en llegar a esta frontera pidiendo dinero y aventón.

No podrá trabajar en la ciudad, porque ya no hay Fórmulas Migratorias Múltiples por razones humanitarias.

«Yo quiero entrar a Estados Unidos, soy albañil, vendí todo por intentar dar algo a mis hijos, ahora no me queda ni una cuchara para comer sopa, una de las carpas quemadas fue la mía», platicó.

Alexander, tenía un mes en el campamento venezolano, ahora no sabe cuál es el camino correcto que debe de tomar si seguir esperando o entrar de manera ilegal, ya que este lunes, las ofertas no se hicieron esperar por parte de traficantes, ya que fue uno de los despojados del parque de enfrente del río Bravo.

«Para entrar así, no he encontrado a la persona indicada, un mexicano me decía que él me cruzaba y sin cobro, pues no le creí, capaz que me quería cargar con droga, yo quiero entrar con buenas intenciones, no quiero que esa gente me malogre el camino, sin duda, nadie sabe las goteras de su casa, que el que las vive», concluyó llorando.

También, dijo que vienen más migrantes venezolanos desde el sur de México, los cuales, ya están advertidos sobre lo que pasó el domingo y llegarán a la defensiva luchando por su sueño.

Written By
admin