‘Perrera’, destino de turistas extranjeros; se quejan de malos tratos

Canadienses narran cómo autoridades los confinaron en un lugar con condiciones deplorables y no les dieron oportunidad de regularizar su situación migratoria

CIUDAD DE MÉXICO. “Bienvenidos a la perrera…” Así reza un rayón en las oficinas migratorias de Mérida, Yucatán. Una perrera que tiene los cristales rotos, donde en 4 literas duermen 8 personas, con baños que exigen mucho más que necesidad para ser utilizados y algunos bichos de ocasión.

A este lugar llegaron Raymond Burt y Qirui Yun, dos turistas provenientes de Canadá detenidos en el aeropuerto de Mérida el pasado 30 de enero, de acuerdo con un reportaje transmitido en Imagen Noticias con Ciro Gómez Leyva.

De acuerdo con la investigación, su forma migratoria múltiple no tenía autorizados los 45 días que pidieron cuando llegaron al país.

Le dieron 14 días cuando la ley migratoria les permite estar hasta 180 días..

Los turistas ofrecieron pagar su multa y regularizar su estancia o comprar boletos de avión para salir del país, a cambio los encerraron 5 días en la perrera de Mérida.

Originalmente nos dijeron que íbamos a ver a un abogado. No dijeron nada sobre un centro de detención, dijeron van a ver a un abogado, él irá y luego extenderá su permiso. Eso es todo lo que nos dijeron, pero no fue el caso así que eso fue una mentira, declaró Raymund Burt, turista canadiense.

Burt y Qirui Yun viajon desde Canadá para pasar dos semanas en Tulúm, Quintana Roo. Luego viajaron a Mérida, Yucatán, donde pasaron otros 15 días, pero cuando buscaban viajar a la Ciudad de México para completar sus vacaciones, fueron detenidos por cuatro días en unos separos de la oficina de migración en Mérida, en un cuarto de dos por dos, lleno de personas, sin privacidad en los baños ni en las regaderas, haciéndolos sentir como criminales.

Sonia, quien los hospedó en Mérida a través de la plataforma Airbnb decidió ayudarlos, por lo que pagó una multa de 4 mil 800 pesos para sacar a Raymond y Qirui.

Finalmente, el Instituto Nacional de Migración extendió los oficios de salida para los turistas el dos de febrero, gracias a un oficio girado por Ricardo José Paz, encargado de la jefatura de departamento de control migratorio, luego de cuatro días de encierro para los turistas, en la perrera.

Cuando regresé con los comprobantes de pago, le dije al oficial de vigilancia que por favor no trataran así a los turistas, de que corríamos el riesgo de que ellos no regresaran más a nuestro país. Y en voy fuerte y delante de todos los turistas dijo, ‘señora, que no regresen. No los necesitamos, ya vendrán otros”, comentó Sonia quien apoyó a los canadienses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.