Prevén un año agrícola complicado por la sequía

Alfonso Lechuga de la Peña, presidente del Consejo Estatal Agropecuario, explicó que el inicio del ciclo de siembra este 1 de marzo se pronostica complicado, por el pronóstico de falta de lluvias, incremento hasta de 100% en fertilizantes y combustibles; además de una espiral alcista, en la que los insumos suben de precio sin que se refleje en ingresos para los productores.

Alfonso Lechuga destacó que aunque se pudo rescatar un porcentaje mayor de concesión de agua, que es aproximadamente de 50%, pero se está enfrentando lamentablemente otro año que no tiene expectativas positivas en el tema de la lluvia.

“No tuvimos un invierno tan crudo como el pasado, cuando nevó bastante, hizo más frío, se generó humedad y se tuvo un 2021 con lluvia, afortunadamente. El ciclo se cumplió como debía ser, pero nunca se dijo que teníamos que lanzar campanas al vuelo, porque llovió como tenía que llover. Este año no tuvimos un invierno tan crudo, fueron mínimas las lluvias, fue mínima la nieve, y no hizo tanto frío –más bien no hizo frío, sólo un par de semanas-. Y a partir de la mitad de febrero cambió drásticamente el clima. No es un buen aliciente, la misma Conagua está preocupada, diciendo que va a ser un año complicado en el tema de la lluvia y eso viene a presionar la recuperación de las presas y más de la mitad de los cultivos de temporal”, mencionó.

Así mismo, este martes 1 de marzo inicia formalmente el ciclo primavera-verano, que termina en el mes de septiembre, en el que los precios de los fertilizantes están por las nubes, con aumentos del 100% en ellos, lo que ocasiona a los productores tomar decisiones de sembrar menos y de no aplicar fertilizantes por lo caro, porque se sale de mercado los costos de producción, y ver alternativas de biofertilizantes que son más económicas.

“Son decisiones muy importantes que están tomando muchos de los agricultores. Sembrar menos, no comprar fertilizantes, o aplicar dosis súper bajitas, corriendo el riesgo que eso implica; y buscar otras alternativas, es un factor importante que no jugaba el año pasado. Esta espiral alcista prácticamente tiene un año, pero al inicio del ciclo agrícola 2021 no estaban en estos valores”, señaló.

Además se presenta el alza de otros insumos de producción como los energéticos, como las gasolinas y los diéseles; y también muchos de nuestros insumos que vienen de fuera que son marcados por los precios internacionales, y vienen los incrementos por la crisis de guerra que está sucediendo en Europa, que viene a presionar el gas y los derivados del petróleo.

“Estamos viviendo en el mundo unos incrementos en los precios de todos los alimentos y en México no es la excepción. Es una espiral alcista en la que aumentan los alimentos, que van a continuar en este primer semestre. Estamos viendo precios por las nubes que no necesariamente se reflejan en ingresos más altos para los productores. Es un año complicado con diferentes problemas que se tienen y no vivíamos el año pasado”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.