Colmaron las casillas especiales; aseguran que no hubo información suficiente

CIUDAD DE MÉXICO. En la alcaldía Benito Juárez estuvo el núcleo del desorden de las casillas especiales. En Avenida Coyoacán 1328, frente al Hospital 20 de Noviembre, uno de los frentes en contra de la pandemia, el enojo hizo desaparecer la sana distancia.

Hombro con hombro protestaron la lentitud de la fila, de más de siete horas; y sólo algunos votaron.

A las 18:10 horas la puerta de la Escuela Primaria Centro Urbano Presidente Alemán de plano se cerró. Se vino el vendaval de inconformes. Doce patrullas llegaron tras los golpes contra el zaguán.

Los funcionarios de casilla tuvieron que retener a los últimos votantes al interior del inmueble. Finalmente, la civilidad pudo más que la turba y tras más de una hora de protestas por no poder emitir su voto, se abrió la puerta y salieron los ciudadanos que se habían quedado dentro, muchos de ellos adultos mayores.

Yo jamás había visto esta reacción. Antes, si llegabas tarde, te ibas a casa con sentimiento de ‘ya ni modo’. Hoy la gente quiere emitir su voto. Por algo será”, compartió Guillermina.

De ese listado era la opción más céntrica, ya que el resto estaban en Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Tlalpan, Venustiano Carranza y Xochimilco.

Sin embargo, era solamente un listado, no necesariamente quien estuviera cerca podía votar en ella, ya que se debían cumplir ciertos requisitos.

Por ejemplo, si el ciudadano se ubicaba en una sección distinta a la suya, pero en su distrito electoral, podía votar por diputaciones federales por el principio de mayoría relativa y representación proporcional.

Si éste se ubicaba en otro distrito electoral, pero en su entidad de residencia, podía votar por diputaciones federales por el principio de representación proporcional.

En ese mismo sentido podía ejercer su derecho al voto si se ubicaba en otra entidad, pero dentro de su circunscripción electoral.

Además, en las casillas especiales el número de boletas era limitado para cada casilla especial.

Un par de médicos del 20 de Noviembre compartieron que a las 14:00 horas se formaron para votar, pero hasta las 18:45 horas pudieron hacerlo.

Relataron que muchos compañeros suyos están inconformes con la actual administración y por eso tenían tanto interés en las votaciones, principalmente en las federales.

Pero las filas en las casillas especiales iniciaron desde temprano.

Afuera del Museo de los Ferrocarrileros, en la Alcaldía Gustavo A. Madero, se escuchó un mal presagio: “Lleve su Virgencita a ver si así los dejan votar”. Si su estrategia para vender un domingo por la mañana fue colgarse de las elecciones federales, algo malo estaba pasando.

Eran las 09:00 de la mañana y el grito de una mujer llamó la atención de tamaleros, torteros, garnacheros y devotos cuya única intención era ir a la Basílica: “Hijos de su p…”.

La casilla especial del lugar le amargó el día a ella y muchos foráneos. No pudo votar.

Alejandra Yáñez, menos agresiva, pero sí preocupada, corrió a ver si tenía suerte en la tienda del IMSS de Magdalena de las Salinas.

Lamentablemente se topó con una situación peor. Al no poder emitir su voto, la muchedumbre bloqueó la avenida de Politécnico Nacional y Colector 13.

Los de tránsito salieron perdiendo con los conductores. Los bocinazos no fueron precisamente los deseos de un buen domingo.

Te están quitando tu derecho al voto”, dijo Laura, potosina y residente en esta urbe desde febrero por una situación laboral.

Funcionarios del INE aseguraron que se informó en tiempo y forma sobre las condiciones en las casillas especiales.

Jorge Castillo, ingeniero bioquímico, rechazó tal argumento: “Esa información y ese mapa que ahora pegan no lo pusieron en internet, yo estuve al tanto para saber qué casilla me quedaba cerca y carecía de ese detalle”, aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.