Joe Biden completa su gabinete para reparar la política exterior de EU

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, completó la composición de su equipo diplomático, que tendrá varios funcionarios del tiempo de Barack Obama, y que buscará dejar atrás el unilateralismo de Donald Trump y reparar la política exterior. El futuro mandatario ya había anunciado a fines de noviembre al nominado para el puesto clave de secretario de Estado, un exfuncionario de Obama, Antony Blinken. La número dos de la diplomacia será la veterana de la política exterior, Wendy Sherman, una negociadora clave del acuerdo nuclear de 2015 con Irán y subsecretaria para Asuntos Políticos entre 2013 y 2017.

Sherman, quien tiene una maestría en trabajo social, fue consejera del Departamento de Estado de 1997 a 2001, un período en el que también fue coordinadora de políticas sobre Corea del Norte. De 1993 a 1996 se desempeñó como subsecretaria de estado para asuntos legislativos. Biden también nombró a Victoria Nuland, una funcionaria jubilada del servicio exterior de carrera que fue la principal diplomática estadounidense para Europa, embajadora de la OTAN y portavoz del Departamento de Estado, como subsecretaria de Asuntos Políticos, efectivamente la tercera diplomática estadounidense de rango. Nuland se desempeñó como asesor adjunto de seguridad nacional del entonces vicepresidente Dick Cheney de 2003 a 2005 y como jefe de gabinete del subsecretario de Estado de 1993 a 1996. Otra designación anunciada fue la del subsecretario de Estado de Gestión y recursos, una especie de director operativo de la diplomacia estadounidense, Brian McKeon. El funcionario, asesoró a Biden años atrás cuando éste aún era senador, ocupó diversos cargos durante los dos mandatos de Obama. El futuro mandatario también nominó a Bonnie Jenkins como subsecretaria de Control de Armas y Asuntos de Seguridad Internacional. Y nominó a Uzra Zeya como subsecretario de Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado llevará a cabo una audiencia de confirmación el martes para Antony Blinken, el nominado de Biden para ser Secretario de Estado. Si se confirma, los nominados anunciados el sábado servirían bajo las órdenes de Blinken, quien tendrá la misión de ‘reparar’ la política exterior estadounidense, dijo en un comunicado el equipo de transición de Biden y Kamala Harris, ‘pero también de reinventarla’. Como había hecho cuando se anunció el nombre de Blinken, el futuro presidente quiere marcar una ruptura clara con la política exterior nacionalista y unilateral de Trump, para reconectar con una línea decididamente multilateralista. Philip Gordon, otro veterano de las administraciones de Obama y Clinton, fue nombrado asesor adjunto de seguridad nacional de la vicepresidenta electa Kamala Harris. Las nuevas caras de la diplomacia estadounidense ‘encarnan mi profunda convicción de que Estados Unidos es más fuerte cuando colabora con sus aliados’, expresó Biden en el comunicado. El futuro presidente quiere así ‘restaurar el liderazgo moral y mundial’ de Estados Unidos, apoyado por estos aliados. ‘Estados Unidos ha vuelto’, resumió. El nombramiento de todas y cada una de estas personalidades estará sujeto a votación por parte del Senado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.